29 noviembre 2013

YOGURES CON FRUTA


Vamos a hablar en este artículo de las técnicas que podemos utilizar para elaborar un yogur de fruta o yogur con fruta, y vamos a detallar las diferencias entre ellas. Estas son las técnicas que emplea la mayoría de la gente en sus casas, utilizando yogurteras eléctricas. La forma más aconsejable de elaborar yogur casero con frutas es la misma que la que emplea la industria, si quieres conocerla puedes ver el artículo "Los yogures de frutas en la industria".

Primeramente vamos a distinguir entre yogur de fruta y yogur con fruta:

Yogur de fruta:  aquel yogur que está elaborado con fruta triturada y colada, de forma que el yogur tiene el sabor y color de la fruta pero no encontraremos trozos de fruta.

Yogur con fruta: todo aquel yogur que contenga trozos de fruta entera, pudiéndolos distinguir a la vista y al paladar. Podemos hacer un yogur natural con fruta, un yogur de fruta con trozos de fruta o un yogur aromatizado con trozos de fruta, etc…

Por ejemplo, yogur de vainilla con piña, sería un yogur cuyo preparado se elabora añadiendo esencia de vainilla y al que añadimos trozos enteros de piña.

GulaGalega Gourmet, la tienda de productos gourmet gallegos... ¿a que esperas?

¿CÓMO ELABORAR UN YOGUR DE FRUTA O YOGUR CON FRUTA?

Para que el proceso de fermentación se desarrolle correctamente lo primero que tenemos que hacer es matar las bacterias que contiene la fruta, de esta forma las bacterias lácteas del yogur se reproducirán y devorarán la lactosa libremente, hasta completar el proceso de fermentación.Lo primero que tenemos que saber es que la fruta contiene bacterias vivas que durante el proceso de fermentación interaccionan con las bacterias lácteas del yogur. Esta interacción provoca una batalla que da como resultado la muerte masiva de bacterias y el proceso de fermentación no puede desarrollarse adecuadamente.

a) COCIENDO LA FRUTA:

Para matar las bacterias de la fruta lo haremos cociéndola. Eliminaremos toda bacteria y microorganismo contenido en la fruta cociéndola durante unos 10 minutos, no es necesario hervirla. Aprovechamos este proceso de cocción para añadir el azúcar y hacer un almíbar con el jugo de la fruta, que posteriormente añadido al yogur dará un sabor más rico e intenso.

La técnica de cocer la fruta es la tradicional aunque la más elaborada.

b) CON FRUTA EN ALMÍBAR:

La fruta envasada en almíbar tiene la ventaja de que es un producto esterilizado para su conservación, por lo que podemos añadirla directamente al preparado del yogur sin necesidad de cocerla. Además las frutas en conserva están elaboradas con las piezas de fruta más frescas y de mejor calidad, con lo que nos aseguramos tomar una buena fruta y de una textura muy agradable.

El inconveniente de utilizar fruta en almíbar es la cantidad de azúcar que contiene para su conservación, y que posiblemente lleve también conservantes, aunque no siempre.

c) CON FRUTA ENVASADA AL NATURAL:

Al igual que la fruta en almíbar, la fruta envasada al natural o en su jugo, tiene la ventaja de no tener que cocerse para añadirla al preparado del yogur, aunque padece de las mismas desventajas que la fruta en almíbar en el tema de los conservantes.

También hay que decir que el sabor y textura de la fruta en almíbar, o la fruta envasada y la fruta natural no tienen nada que ver, por lo que el yogurtero o yogurtera que elabore los yogures tendrá en cuenta sus gustos y los de quién vaya a tomar el yogur.

d) CON MERMELADAS O CONFITURAS:

Podemos añadir mermelada al preparado de yogur, batirlo y posteriormente si queremos colarlo o no. En este caso añadiremos la mitad del azúcar necesario para elaborar la receta, ya que la mermelada se compone en un 50% de azúcar.

Esta técnica tiene el inconveniente de que muchas mermeladas y confituras tiene poco sabor a fruta y predomina el sabor a azúcar, por lo que el sabor del yogur tiende al sabor del yogur natural.

También podemos poner en el fondo del vaso de yogur un poco de mermelada y encima echar el preparado de yogur, bien sea natural, aromatizado o de fruta.

La mermelada también tiene la ventaja de no tener que cocerse para añadirla al preparado del yogur, aunque padece de las mismas desventajas que la fruta en almíbar en cuanto a  los azúcares y conservantes. Si vamos a preparar un yogur de fruta con mermelada sí conviene calentar la leche con la mermelada para que la mermelada se disuelva uniformemente.

e) CON FRUTA FRESCA NATURAL, LA MEJOR OPCIÓN:

Tenemos que tener en cuenta que tanto la fruta fresca que nosotros cocemos en casa para preparar el yogur, como la fruta envasada, tendrán mermadas en gran medida la cantidad de vitaminas frente a la fruta fresca recién cortada. Así que si lo que queremos es tomar un yogur rico en proteínas y en vitaminas la mejor opción será elaborar un yogur natural o aromatizado y añadirle fruta fresca recién cortada en el momento de consumirlo.